El presidente de la Confederación Nacional del Gremio de Vigilancia Privada, Confevip, Miguel Ángel Díaz, manifestó su preocupación por la situación que presenta el sector en medio de la emergencia sanitaria.

Debido a la cancelación de contratos por el cierre de establecimientos, han visto afectadas sus finanzas, por lo tanto piden al Gobierno una línea de crédito para descontar sus facturas con la que puedan garantizar la nómina de los 400.000 guardas del país que continúan presentando el servicio 24 horas en turnos para edificios residenciales y empresas. 

Para esto, piden tener en cuenta la antigüedad del personal, puesto que en las nuevas contrataciones del sector público, se podría llegar a la desvinculación por contratación con nuevas empresas.

Díaz aseguró que para mantener el servicio del vigilancia durante el confinamiento, 780 empresas afiliadas han garantizado los pagos a sus guardas de seguridad.

“En estos momentos las empresas están procurando una operación normal desde el punto de los relevos, ya que como se redujeron los servicios en lugares como centros comerciales, hoteles y almacenes de venta al detalle o minorista, se cuenta con suficiente personal disponible para cubrir las novedades”, afirmó el presidente del gremio.

Los guardas están movilizándose portando la documentación requerida y los mayores de 60 años están cumpliendo la cuarentena, sin embargo, solicitan que se les haga pruebas con prioridad de COVID-19, ya que al igual que el personal sanitario, están expuestos exponencialmente al contagio.

Otra de las medidas que solicitan al Gobierno consiste en establecer pico y cédula en bancos y supermercados, para así evitar las aglomeraciones que exponen a los vigilantes. 

El representante gremial indicó que están cumpliendo los protocolos con el uso de guantes y tapabocas durante su servicio.

“Estamos prestos a atender y reportar a nuestros colaboradores que tienen algún síntoma para ser relevado inmediatamente; también han tenido que ser soporte de otro tipo de actividades como divulgar las campañas del lavado oportuno de manos, el no salir a la calle de no ser necesario y de mantener la distancia prudente», agregó.

Finalmente, Díaz hizo un llamado a la comunidad para exaltar la labor de los guardas que garantizan el servicio para que los colombianos sigan sintiéndose seguros en sus casas.