La vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana, Carolina Corcho afirmó que el fracaso del cuestionado proyecto de ley 010 o reforma a la salud, que defendía a capa y espada el ministro de Salud, Fernando Ruiz, evitó continuar con la privatización de los recursos públicos de la salud.

La dirigente consideró que el hundimiento de la iniciativa evita “continuar con diversos mecanismos de negación de servicios médicos”.

 

Le puede interesar: Se hunde en el Congreso el proyecto de la reforma a la salud

 

En el mismo sentido, se pronunció la presidenta de la Asociación de Hospitales Públicos, Olga Lucía Zuluaga, quien señaló que el proyecto de ley 010 no solucionaba los problemas estructurales del sector y por el contrario generaba una mayor privatización de los recursos públicos y promovía la creación de oligopolios por parte de las EPS.

Los organizadores del paro nacional dijeron que la presión social y la protesta pacífica en las calles motivaron al Congreso de la República a archivar, uno de los proyectos bandera del Gobierno: la reforma a la salud.

El presidente de la CUT, Francisco Maltés afirmó que de haber prosperado ese proyecto, a los colombianos les hubiera tocado sufragar de su bolsillo muchos tratamientos, medicamentos y servicios médicos.

 

Vea también: Protestas pacíficas en Bogotá, sin intervención del ESMAD

 

A su turno, Diógenes Orjuela, integrante del Comité Nacional de Paro, afirmó que la reforma a la salud, no contaba con el respaldo de ningún gremio médico, ni de las sociedades científicas.

El presidente de la Federación de Sindicatos Médicos, Jorge Enrique Enciso afirmó que tras el fracaso del proyecto gubernamental lo que procede es convocar a una concertación que permita diseñar un nuevo proyecto, en el que participen todos los actores involucrados, incluidos los pacientes y los trabajadores de la salud.