La incursión armada se presentó en la Isla de la Amargura, municipio de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño.

Allí delincuentes intimidaron a la comunidad y la obligaron a salir desplazada de manera forzada, 130 familias huyeron de la zona hacia el casco urbano.

Entre tanto en el municipio de Caucasia también en el Bajo Cauca antioqueño se presentó un ataque armado que dejó dos policías muertos y uno herido.

Los uniformados realizaban operaciones contra la minería ilegal.

Ejército y Policía Nacional custodian la zona del Bajo Cauca para contrarrestar los ataques contra la Fuerza Pública y la comunidad.