A la par de una vacuna para la COVID-19, la comunidad científica también trabaja por conseguir un tratamiento efectivo para las personas que se compliquen por la enfermedad.

El médico infectólogo, Jorge Alberto Cortés explicó los avances y usos de medicamentos que se han venido dando.

“La primera semana usualmente es una gripa, en donde solamente se usan medicamentos para aliviar la fiebre y el malestar, pero comúnmente no requiere nada más. Afortunadamente más del 85 % de las personas, están en ese grupo”, sostuvo.

Otro escenario es el que de las personas que requieren hospitalización o manejo en cuidados intensivos.

“Para esta fase se han buscado cuatro tipos de medicamentos: el primero fueron antivirales que pudieran controlar el virus, abortar su replicación y de esa manera evitar los problemas relacionados con la enfermedad. Un ejemplo de ellos fue la hidroxicloroquina o el lopinavir«.

Con relación a estos, dijo Cortés que en realidad el único fármaco que sugiere puede tener alguna utilidad es el remdesivir. Incluso hay tratamientos como el ensayo clínico Solidaridad en Colombia que lo han tratado de utilizar a pequeña escala y que parece tener algún beneficio.

Publicidad

Un segundo grupo, lo integran aquellos que atacan la inflamación producida por el virus.

Cortés recordó que el virus ocasiona una neumonía y esa inflamación en los pulmones hace que la persona no pueda oxigenar apropiadamente y ahí es donde han entrado tratamientos “como el que conocemos que es efectivo y que es la dexametasona”.

Un tercer grupo de medicamentos son aquellos que buscan atacar un problema clave del virus y que es que genera trombosis.

Por último, están los estudios de plasma de convaleciente, en los cuales Colombia viene haciendo investigación y que consiste en muestras de suero de personas que ya tuvieron la enfermedad y generaron anticuerpos.

Concluyó Cortés indicando que están los que han generado controversia, por ejemplo, la ivermectina que trato de utilizarse como antiviral al igual que la hidroxicloroquina y “hoy en día sabemos que no sirve”.