Una gran sorpresa se llevaron los habitantes de calle en Apartadó, departamento de Antioquia, cuando de manos del coronel Gerson Fajardo, comandante de la policía Urabá, y del alcalde Eliecer Arteaga, recibieron una muda de ropa, comida y lo que nunca falta en la Navidad: natilla y buñuelo.

El mandatario local señaló que “es tratar de que ellos sientan que no están abandonados, de que aquí hay personas que estamos pendientes y es como decirles: vengan reintégrense nuevamente”.

Por otra parte, quienes también recibieron un pequeño regalo fueron más de 10.000 niños de las zonas más desfavorecidas de Apartadó, con un detalle que no esperaban debido a la falta de recursos de sus padres.

“Es una felicidad que hayan hecho esto en estos barrios porque yo era una de las que estaba pensado qué decirle a mi hijo, porque los otros niños sí tenían un regalo de Navidad y él no, pero gracias a la Policía y al alcalde Eliecer puedo ver a mi hijo con una hermosa sonrisa, con el regalo que por mi falta de recursos no pude comprarle”, comentó Patricia Mosquera, madre cabeza de hogar del barrio obrero de Apartadó.

Finalmente, el coronel Fajardo celebró que en Urabá no ha habido niños quemados y hace la recomendación a los habitantes a no quemar pólvora para no dañar la Navidad con niños afectados por la pólvora.