En el corregimiento de El Mango, zona rural de Argelia, los habitantes piden al Gobierno dialogar con las comunidades para implementar planes de sustitución voluntaria de cultivos, evitando la fumigación aérea con glifosato.

“No a la fumigación con glifosato, pero sí a una sustitución gradual de cultivos ilícitos, que sea sustituir ese cultivo por otro alterno, donde sean cosechas garantizadas, que tenga totalmente garantía el campesino”, dijo Holman Andrés Romero, habitante de El Mango.

Las comunidades dicen que se sienten abandonadas. Muestra de este olvido es la infraestructura de un colegio que cuesta más de 11 mil millones y donde solo tiene 15 trabajadores.

“Se dice que se entregará ahora en diciembre, pero como vamos es muy difícil que lo entreguen”, Francisco Gaviria, Rector IE Marco Fidel Narváez.

También aseguran que han sido sometidos a la estigmatización, como es el caso de Eider Bolaños Narváez, a quien acusan de ser el responsable de una masacre.

“A mi hermano lo están acusando de una masacre que hubo aquí en el pueblo de El Mango el 21 de noviembre, tenemos videos donde él aparece que estuvo en unos actos deportivos en otro lado”, contó Jesús Agudelo Bolaños, hermano del hombre detenido.

Incluso algunos familiares de las personas que murieron durante la masacre insisten en la inocencia de Eider Bolaños, conocido entre la comunidad como Micuya.