Luego de la decisión de la Corte Constitucional de suspender para siempre la minería en los páramos, los habitantes del municipio de Vetas, Santander, aseguran que continuarán con la explotación.

Esta semana el Alto Tribunal sentenció que cualquier intervención que modifique los servicios y bienes ambientales de los páramos en Colombia queda prohibida. El alcalde de Vetas manifestó la actividad de sus coterráneos es lícita.

Son cerca de 25 mil personas que se dedican a la minería informal y que habían construido túneles para sacar oro del páramo. Esta actividad la desarrollan desde hace veinte años y, según dicen, es la única fuente económica para subsistir.

El Alcalde de Vetas asegura que los habitantes del pueblo pueden continuar con la explotación del páramo hasta que sean notificados del fallo de la Corte Constitucional. Una cámara de Noticias Uno ingresó a los socavones que se construyeron para explotar a Santurbán. De esta actividad, ahora declarada ilegal, viven unas familias que, aunque conocen sobre la decisión de la Corte, aseguran que no dejarán de explotar el páramo.

El páramo de Santurbán ha sido intervenido, incluso, por empresa canadienses que utilizaron dineros del Banco Mundial para sacar oro de la reserva natural. La Corte Constitucional ha sido enfática en señalar que quien explote estas fábricas de agua incurrirá en delitos contra el medio ambiente.