Cansados por los constantes asaltos de hasta cinco días consecutivos, los habitantes del barrio El Silencio en Barranquilla establecieron 11 puntos críticos y los más inseguros, exigiendo a las autoridades un CAI Móvil en ese sector de la ciudad.

La escuela Kiwani, el parque de La Monja, la entrada al barrio La Manga y Villa Venezuela son algunos de los puntos donde los asaltantes despojan a sus víctimas de sus pertenencias.

“Más que todo a las mujeres jóvenes que van a la universidad y a trabajar, a las que salen a las 6 de la mañana, son a las que más atracan, esto por aquí está muy solo y quedan desprotegidas”, contó Elmer Rodado, habitante del sector.

Los habitantes del barrio, con esfuerzo propio instalaron un muro para evitar que los asaltantes huyeran hacia los barrios aledaños. Advierten que la Policía no acude oportunamente al llamado.

 “Cuando se llama a la policía no llegan a tiempo, siempre llegan cuarenta y hasta una hora después”, explicó Justo Ravelo, otro habitante del sector.