Rompe su silencio la única sobreviviente de la familia que fue masacrada en Landázuri, Santander, y pide que uno de los delincuentes que participó en la matanza “sufra”.

Marcela Díaz Acuña, la hija mayor del profesor Álvaro Díaz Pineda y Loiden Acuña Pérez, publicó un video en el cual inició expresando que en el “maravilloso día soleado que está haciendo” es “un día más en el que mi familia no está”.

Díaz Acuña continuó exaltando su satisfacción hacia las personas que ayudaron a su familia el pasado domingo 11 de septiembre cuando fueron masacrados sus padres y sus dos hermanos.

“Estoy muy agradecida con toda mi comunidad por toda esa ayuda y por acabar con algunos de los asesinos de mi familia, quienes se ganaron la confianza y el aprecio de mi familia y esa confianza y ese aprecio que mi familia les brindó la usaron para masacrarlos”, dijo.

A pesar de ello, expresó que se sentía “entristecida” porque hubo personas que defendieron a los delincuentes, sobre todo, al sobreviviendo alias ‘Mi Negro’.

“Gente que se supone que apreciaba a mi papá, compañeros de trabajo y un representante de Dios, que Dios no se mete en las decisiones de nosotros pero él si se cree con el derecho de defenderse“, sostuvo.

En esta medida, la joven manifestó que tres días después del atroz crimen, la ciudadanía le pregunta qué necesita.

“Lo único que necesito es que alias ‘Mi Negro’ sufra, que deje de respirar como lo hizo mi familia, que nunca más vuelva a ver un día soleado, un día maravilloso como el de hoy, como mi familia. Eso es lo que necesito”, puntualizó Marcela Díaz Acuña.

Atroz masacre: familia asesinada e incinerada

Desde el pasado 11 de septiembre una noticia conmocionó al país luego de conocerse que una familia integrada por Álvaro Díaz, quien se desempeñaba como profesor en la zona; su esposa Loiden Acuña Pérez, su hijo de 20 años, Johan Sebastián Díaz Acuña y su hermana de 13 años fueron asesinados.

Según los “primeros móviles” dados por el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, el cruel asesinato al parecer ocurrió debido a que había un préstamo económico por una suma alrededor de los 20 millones de pesos.

En contexto: Préstamo no pagado: la “razón” de la masacre a una familia completa en Landázuri; comunidad mató a los asesinos

“El profesor (Álvaro Díaz), al solicitar el reintegro o pago de esta deuda, ellos [los delincuentes] quisieron tomar revancha por su cuenta, cegándole la vida al profesor, a su esposa y a sus dos hijos; una quinta persona resultó herida y que era Natalia Calle, empleada del servicio doméstico que al escuchar los gritos de auxilio […] fue agredida, pero salió del lugar pidiendo el auxilio de la comunidad“, detalló Aguilar.

La comunidad al notar lo que ocurría, auxilio a Calle y linchó a los criminales, sin embargo, uno de ellos logró escapara, sin embargo, el pasado 13 de septiembre (dos días después de la masacre), alias ‘Mi Negro’ se entregó a las autoridades.