Con signos de cansancio y algo de temor por lo que vivió se mostró el joven Mauricio Ramírez quien fue liberado por el Gaula de Antioquia.

Después de casi 10 días de haber sido secuestrado por un grupo de hombres armados narró desde su casa cómo fue todo lo que vivió.

Dice que las personas que lo retuvieron nunca se identificaron, y les dijeron que se bajaran para ir a trabajar a una finca.

Asegura que lo separaron de los otros amigos y que permaneció solo en una finca donde estuvo cuidado por los agregados.

Sus familiares celebran su regreso pero claman por el retorno, o por lo menos noticias, de los otros siete jóvenes que continúan en cautiverio.

Por ahora planean realizar una marcha este viernes en Anserma (Caldas), para pedirle al Gobierno y las autoridades que les den noticias de sus hijos y familiares prontamente.

Publicidad