A expresidentes y exvicepresidentes les aplicará el decreto 1069 de junio de 2018, expedido por el Gobierno nacional, por el cual se dictan unas disposiciones de seguridad dentro de la política de austeridad. 

Según información oficial, los exmandatarios y su cónyuge “contarán con un esquema de protección de carácter vitalicio, conformado por la Policía Nacional y la Unidad Nacional de Protección, que se determinará de acuerdo con los resultados del estudio de nivel de riesgo”.

El decreto fue firmado por el presidente Juan Manuel Santos. Uno de los puntos que se resalta, es que se “elimina la posibilidad de esquemas de seguridad para familiares, como aparecía en la norma que regía anteriormente, el decreto 1700 de 2010, que quedó derogado”.

También se elimina la utilización a expresidentes y exvicepresidentes y familiares de primer grado, “la posibilidad de utilizar los servicios de las instalaciones administrativas, hospitalarias, sociales y recreativas de las Fuerzas Pública”.

Los estudios de nivel de riesgo se realizarán una vez al año o antes si se amerita. Asimismo, el servicio de seguridad permanente en la residencia y lugar de trabajo de los exjefes de Estado se implementará de acuerdo con la recomendación del estudio de nivel de riesgo elaborado por la Policía.

Finalmente, se confirmó que tendrán asignado un oficial subalterno o superior de las Fuerzas Pública, así como un oficial superior de la Policía. Los vehículos para el esquema de protección y seguridad los otorgará el Ministerio de Defensa, y el personal de protección la Policía y la Unidad Nacional de Protección.