En el rastreo financiero realizado por el descalabro del Fondo Premium de Interbolsa, la Fiscalía General de la Nación detectó propiedades avaluadas en algo más de $38.000 millones de pesos, que pertenecerían a Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo, dos de los gestores y beneficiarios del esquema fraudulento.

En una de las diligencias con fines de extinción de dominio, en ente investigador encontró 80 figuras y objetos con apariencia de piezas precolombinas que decoraban los espacios de dos apartamentos lujosos en el norte de Bogotá.

Ante la imposibilidad de establecer la autenticidad de los elementos descubiertos, los investigadores tomaron fotografías y las pusieron a consideración del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) para que expertos en patrimonio histórico y cultural revisaran las imágenes con detalle y entregaran un concepto.

Los funcionarios del ICANH aseguraron que las figuras encontradas en los inmuebles ocupados tendrían un 80 % de probabilidades de ser piezas precolombinas auténticas que, de acuerdo con la Ley General de Cultura (Ley 1185 de 2008), son de propiedad del Estado y solo pueden estar en custodia de personas que cumplen estrictos protocolos definidos por la misma entidad,.

El ICANH constató que no existen certificados ni permisos legales de tenencia del material precolombino hallado en los procedimientos, por lo que se conformó un equipo interinstitucional para recuperar los 80 bienes.

Entre los elementos se encuentran urnas funerarias, vasijas, utensilios, copas con pedestal de la cultura Caribe, silbatos indígenas del Tairona, entre otras, que datan de 500 años antes de la era cristiana hasta la conquista.

Tras concluir las distintas inspecciones, las 80 piezas precolombinas de incalculable valor comercial, volverán a manos del Estado por ser patrimonio histórico y cultural de los colombianos