En Timbiquí, Cauca, las autoridades desactivaron un gigantesco laboratorio para la elaboración de explosivos que al parecer pertenecía a una disidencia de las Farc.

En este laboratorio se elaboraban dos toneladas de explosivos de alto poder destructivo.

Durante el operativo, un menor de 17 años de edad, que sería víctima de reclutamiento, fue puesto a disposición del ICBF.

«En la acción militar se logró la recuperación de un menor de edad, estaba en posesión de un arma de fuego, se le reestablecieron sus derechos», dijo el general Álvaro Vicente Pérez, comandante del comando conjunto número 2 suroccidente.

Las autoridades encontraron cuatro fusiles de asalto, un galil, una ametralladora, dos lanzagranadas, munición, entre otros. Además, fue hallado un laboratorio con capacidad para producir dos toneladas de explosivos.

Publicidad

Según el Ejército, los explosivos serían utilizados para futuros atentados contra la Fuerza Pública.