El hallazgo del mamífero fue reportado por pescadores de la región, la especie es un manatí adulto de aproximados 600 kilos de peso y es el tercero encontrado sin vida en lo que va corrido del año en esta ciénaga.

El hecho prendió las alarmas y obligó el desplazamiento urgente a la zona un grupo de funcionarios de la corporación autónoma regional CAS Santander, para adelantar las investigaciones.

No se descarta que el uso de trasmallos para la pesca artesanal haya causado la muerte de esta especie de mamífero en vía de extinción.

El pasado mes de mayo biólogos de la autoridad ambiental adelantaron un estudio a la calidad del agua de la ciénaga concluyendo que, aunque se encontró fuerte presencia de hierro por encima de los valores permitidos, no son tan elevados como para causar la muerte de estos mamíferos de gran tamaño.

Se espera que tras la necropsia al manatí se pueda determinar las causas de su muerte.