Este lunes las autoridades dieron a conocer la incautación de más de una tonelada de cocaína que había sido ocultada dentro de dos vehículos de carga en la localidad de Fontibón en Bogotá.

Las investigaciones hechas por los uniformados de la Policía Antinarcóticos luego de recibir una denuncia a la Línea 167, permitió hacer un análisis a la trazabilidad y la trayectoria que traerían los vehículos con la sustancia, en un principio se informó que desde el departamento del Valle del Cauca habían salido dos volquetas hacia la capital del país.

Sin más datos se adelantaron controles esporádicos en las principales vías por donde transitan los vehículos que llegan hasta Bogotá, varios días les tomó a los uniformados para dar con los automotores.

Después de iniciar unas pesquisas en los parqueaderos del occidente de la capital del país, se encontraron en la localidad novena de Fontibón los dos vehículos que por días venían buscando las autoridades.

Lea también: Atentado en El Bordo, Cauca: Un muerto y varios heridos

Las indagaciones a los administradores y residentes del sector no arrojaron ninguna pista de la propiedad de estos automóviles, una primera inspección que tardó más de dos horas llevó a pensar a los policías que la información era falsa, no se encontraba nada, los vehículos tampoco traían carga, estaban vacíos, entonces en una segunda verificación se trasladan los caninos antidrogas del aeropuerto El Dorado hasta el parqueadero para revisar nuevamente los automotores.

En esta oportunidad la señal arrojada por el canino Black, fue precisa y con la ayuda de un equipo de corte tipo pulidora, se destapa parte de la cubierta en acero que protege la volqueta, y aparecieron entonces un par de correas, que al halar de ellas automáticamente asomaron unos paquetes rectangulares de color beige.

El contenido de cada paquete fue sometido a una prueba pericial de campo usando reactivos como Narcotex, el resultado fue inmediato: clorhidrato de cocaína.

Lea también: Condenan a exjefe paramilitar por homicidio de profesor indígena del pueblo Kankuamo

En total se encontraron 1110 paquetes de clorhidrato de cocaína que dieron un peso aproximado de 1100 kilos.

Los análisis hechos por los investigadores determinaron que las volquetas venían vacías y aún si eran sometidas por las autoridades al paso por las básculas el peso no despertaría ninguna sospecha.

En cada uno de los vehículos habían adaptado un novedoso sistema en donde la droga estaba sobre unas correas en lona, para extraerla había que liberar el volcó a una altura determinada de tal manera que la droga se desplazara hasta la compuerta, después desde una cavidad se jalaban las bandas para que fueran saliendo los bloques.

“Este es un importante resultado, estamos observando que los narcos en su intento desesperado por transportar drogas ilícitas se valen de todos los métodos de ocultamiento, fracasando en cada experimento, estamos adelante analizando, investigando y ejecutando acciones tendientes a reducir el tráfico, con esta incautación evitamos que más de 3 millones de dosis llegaran a los mercados de consumo en el mundo”, enfatizó el coronel Julio Ernesto Triana Vergel, jefe de la oficina de Interdicción de la Dirección Antinarcóticos.