La desolación, la ruina y la destrucción en Providencia ha sido el mejor escenario para los ladrones quienes a pesar de la crisis han decidido cometer sus fechorías.

Entidades financieras, comercios, hoteles, viviendas y hasta vehículos son blanco de los delincuentes.

Sujetos que viajan en lanchas rápidas desde San Andrés a Providencia están robando lo poco que queda.

Las impresionantes imágenes de este miércoles demuestran que aún falta mucho tiempo para ver un significativo avance en Providencia y Santa Catalina.

Publicidad

Sin embargo, es de resaltar el arduo trabajo de las diferentes entidades para remover el escombro, la madera y toda la basura que dejó el paso del huracán Iota.