A pocas horas de un debate de control político en la plenaria de la Cámara, los representantes León María José Pizarro, Fredy Muñoz y David Racero denunciaron una serie de irregularidades que habría alrededor de la construcción de la represa de Hidroituango y más de 100 masacres en el Bajo Cauca antioqueño.

Según la representante Pizarro, en la zona se han presentado varias masacres de las cuales no se tenía un pleno conocimiento por parte del país.

“Las organizaciones de derechos humanos han denunciado 62 masacres, mientras que ls masacres reportadas por el Estado colombiano haciendes a 102”, explico la representante.

Entretanto, el representante León Fredy Muñoz denuncio un despido masivo desde el pasado mes de abril, cuando se presentaron daños en la obra.

“Hoy vienen siendo señalados, que hasta polígrafo les están poniendo porque dice el señor alcalde que están filtrando información. Pues es un ente público”, manifestó Muñoz.

Por su parte, Racero dijo que se busca “mostrar la violación sistemática de derechos humanos a los que se han visto arrojadas las comunidades del Bajo Cauca antioqueño, con la rededor de 120.000 damnificados indirectos y cerca de 25.000 damnificados directos con la obra”.

Pidieron al presidente de la Cámara de Representantes el máximo de garantías ya que en el pasado fue suspendido el debate y porque en pocos días se estarían vendiendo unas acciones de las empresas públicas de la región.