Mauricio Gómez, hijo del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, insistió en que la guerrilla de las FARC no asesinó a su padre pese a que los exintegrantes del Secretariado de ese grupo se atribuyeron el crimen perpetrado en noviembre de 1995.

«A mí el cuento de las FARC de que lo fueron a matar precisamente ese día, dos días después de que le estaba pidiendo la renuncia a (el presidente Ernesto) Samper, es la cosa más extemporánea e inexplicable de toda esa mentira que estaba tratando de meter», expresó Gómez.

El atentado que mató a Gómez Hurtado, de 76 años, y a su escolta José del Cristo Huertas ocurrió el 2 de noviembre de 1995 cuando el político salía en su automóvil de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá.

Los dirigentes del partido FARC, surgido de la desmovilización de la guerrilla, sorprendieron al país en octubre al comunicar a la JEP que asumían la autoría del asesinato de Gómez Hurtado y de otros cinco crímenes políticos cometidos en el país entre 1987 y 2002.

El caso Samper

Publicidad

Cuando Gómez Hurtado fue asesinado el país estaba en una crisis institucional por la investigación llamada «Proceso 8.000» contra el entonces presidente, el liberal Ernesto Samper (1994-1998), por la presunta entrada de dineros de narcotraficantes del cartel de Cali en su campaña electoral.

El político conservador era el más férreo crítico de Samper, por lo cual el crimen fue considerado por muchos un crimen de Estado.

En ese sentido, el hijo de Gómez Hurtado manifestó: «yo tengo no dudas, sino la seguridad, de que no fueron las FARC».

«El país como ustedes saben se estaba moviendo alrededor del ‘Proceso 8.000’, mi padre le dio un tiempo a Samper para ver qué tan graves eran las acusaciones», agregó.

Igualmente manifestó que la teoría de que no fueron las FARC porque él era el único político de la época que hablaba sobre negociaciones de paz con la guerrilla.

«Este video es otra prueba de que las FARC no fueron las que asesinaron a mi padre, era la única persona que estaba hablando de hablar con ellos, no creo que ese fuera un motivo para que las FARC lo fueran a matar», precisó.