Los proyectos de ley que habían buscado con anterioridad prohibir las corridas de toros en el país, siempre se habían hundido en el Congreso, pero está no parece ser la suerte del proyecto de Ley 410 de 2020 del representante, Juan Carlos Losada.

Durante la discusión de la iniciativa en la plenaria de la Cámara de Representantes, varios congresistas reconocieron la necesidad evolucionar en términos culturales y de eliminar los actos crueles en contra de los animales, más cuando estos únicamente persiguen el entretenimiento de los seres humanos.

Le puede interesar: Las excusas de la Fiscalía tras no atender a tiempo la masacre en Tame, Arauca

Luego que la mayoría de congresistas rechazaran la proposición de archivo de autoría de los representantes Carlos Eduardo Acosta y Juan Manuel Daza, un total de 87 votos a favor y 28 en contra, le dieron la posibilidad al proyecto de ley de pasar a tercer debate, ahora en el Senado.

“Estamos absolutamente felices porque se aprobó en segundo debate en la plenaria de la Cámara de Representantes la prohibición de las corridas de toros en Colombia, nos queda poco tiempo para lograr sacarlo en el Senado de la República pero vamos a dar lo mejor de nosotros para sacar adelante antes que termine este periodo legislativo, un texto histórico en defensa de los animales, en defensa de una sociedad más evolucionada, de una sociedad no violenta, que entienda que los animales tienen que ser parte de nuestro círculo, de pertenencia moral y ética, así que hoy es un día para celebrar, para festejar, todos los animalistas de Colombia, la colación de Colombia sin Toreo tenemos que estar dichosos con este resultado”, señaló Juan Carlos Losada.

Vale la pena resaltar que, sobre este asunto, la Corte Constitucional ha realizado continuos llamados al legislativo para que determine si estas prácticas, que implican maltrato animal, deben ser prohibidas en razón al mandato constitucional de protección a los animales. Sobre este asunto la Corte ha reconocido que “La cultura se transforma y revalúa constantemente en el marco de las mentalidades y de los imaginarios de una civilización, para adecuarse a la evolución de la humanidad, la realización de los derechos y el cumplimiento de los deberes, más cuando se busca desterrar rastros de una sociedad violenta que ha impuesto categorías de marginalización y dominación de determinados individuos o colectivos. Erradicar la subalternidad hacia los animales se constituye en un claro y preciso derrotero de la sociedad actual.” Sentencia C-041 de 2017, Corte Constitucional.