Hay consternación entre la comunidad LGTBI por el asesinato de Valentina Herrera, una mujer transgénero de 40 años de edad, dedicada a su propia microempresa de dulces y cuyo crimen se habría cometido en represalia contra una de sus amigas dedicada al trabajo sexual.

Por no pagar los servicios, las chicas toman sus pertenencias y el hombre al verse ofendido va y arremete y a la primera que arremete es a Valentina

indicó Néstor Pérez, activista Comunidad LGTBI.

Por otro lado, un hombre de 34 años, que al parecer se dedicaba al expendio de alucinógenos, y su hijastro de cuatro años, murieron luego de un ataque sicarial, el hijo de dos años y una mujer de 25 años resultaron gravemente heridos.

«Esta persona tuvo como escudo a los menores de edad para poder tratar de evadir la agresión física de la cual era objeto, por eso estos menores resultan lesionados de gravedad y uno muere en centro asistencial», explicó coronel Óscar Lamprea, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Cali.

En lo corrido del año se han presentado 1.136 muertes violentas en la ciudad, 81 casos menos que el año anterior.