Dos hombres que amenazaban de muerte a las personas de Buenaventura a las que les pedían dinero, no eran del clan Úsuga como decían, sino verdaderos atletas como lo probaron en el momento de su captura.