Las camas UCI están en un nivel superior del 90 % de ocupación en Cali y todo el Valle del Cauca, por eso las autoridades buscan trasladar pacientes y endurecieron las medidas restrictivas.

En el Valle del Cauca de 1.116 camas 729 están ocupadas con pacientes COVID-19, 357 de otras patologías y hay 30 disponibles, pero en clínicas como la Valle del Lili, ya no hay espacio para atender a pacientes con problemas respiratorios.

«Estamos buscando nuevamente desescalar pacientes a mediana y a la baja, buscar camas fuera del departamento en Manizales o Armenia para reacomodar camas nuevamente», afirmó María Cristina Lesmes, secretaria de Salud del Valle.

Mientras que en Cali de 481 camas UCI solo hay 42 libres, es decir un 95 % de ocupación, por eso las autoridades endurecieron las restricciones del toque de queda y ley seca con base al decreto nacional.

Vea también: Cuatro viajeros llegan a Colombia con prueba positiva de COVID-19

Publicidad

«Hoy inicia el toque de queda y la ley seca desde las 10 p.m. hasta las 5 a.m. del 19 y desde mañana inician a las 8:00 p.m. y van por día hasta las 5:00 a.m. del día siguiente», Jimmy Dranguet, subsecretario de Inspección y Vigilancia de Cali.

Este decreto regirá hasta el próximo 22 de enero.