Los hornos crematorios en Bucaramanga no dan abasto por la cantidad de fallecidos que llegan a diario. Los dueños de las  funerarias denuncian que la gran mayoría de cadáveres llegan como positivos de COVID-19, aunque después el resultado diga lo contrario.

«Están legalizando a todos por covid y después a los cuatro, ocho días que ya se crema el cuerpo, sale negativo», explicó Luis Gonzalo Rueda, trabajador de Servicios Fúnebres Sagrado Corazón.

«El promedio ha aumentado en las últimas semanas, donde la mayoría son cremaciones por sospechas», dijo Lina Yadira García, directora del Parque Memorial La Colina.

Aunque los muertos aumentan, paradójicamente estas empresas aseguran que por culpa del covid están en bancarrota.

«Estamos quebrados en este momento porque no hay venta de ataúdes, no hay venta de servicio fúnebre, no hay salas de velación».

Del 45 % de trabajo, los hornos de crematorios de la ciudad pasaron a más de un 100 %, trabajan 24/7 y ya no dan abasto.

Publicidad

En Santander han muerto 304 personas por COVID-19 y 8.060 están contagiadas. El departamento solo cuenta con 7 hornos crematorios, por lo que piden a los municipios que habiliten sus campos santos.