Debido a la donación de una empresa, el Hospital Central de la Policía Nacional recibió cinco cabinas en acrílico que servirán como barrera entre el personal asistencial y los pacientes con COVID-19, durante el procedimiento de intubación.

Las cabinas, cuyo diseño original lo realizó el anestesiólogo taiwanés Lai Hsien-yung, cuentan con dos agujeros para que los profesionales de la salud puedan introducir las manos durante la intubación en pacientes que sufren insuficiencia respiratoria por el COVID-19, limitando la dispersión y protegiéndolos en la intervención.

Estas cajas permiten la manipulación segura de los dispositivos médicos que se utilizan y la visualización directa, aumentando la confianza en la intervención. 

La donación refuerza las medidas adoptadas por el Hospital Central de la Policía Nacional para minimizar el riesgo de exposición de sus funcionarios, como la adquisición de trajes de bioseguridad, gafas de protección, mascarillas quirúrgicas, entre otros elementos.