Este martes, el hospital Niño Jesús de Barranquilla colapsó por la alta atención a venezolanos que equivale al 70 % de los pacientes que recibe el centro médico.

La mayor atención está centrada en mujeres que llegaron en la última semana o hace pocas horas para dar a luz a sus hijos, sin ningún tipo de control prenatal y con embarazos de alto riesgo. Sólo el día lunes practicaron 21 cesáreas y 15 partos.

“Estas pacientes venezolanas vienen totalmente complicadas. En su mayoría son menores de edad y embarazos no controlados y obviamente se convierten en embarazos de alto riesgo, y los neonatos vienen con alguna patología asociada”, aseguró Karina Orozco, gerente del hospital.

Las directivas del centro médico pidieron ayuda a la Red Pública Hospitalaria del Distrito y del departamento para atender a las usuarias.

“Aunque fue fallido porque no pudimos remitir a estas pacientes a otras instituciones. Tuvimos un represamiento el día de ayer, de 28 pacientes”, manifestó Orozco.

La UCI neonatal cuenta con 42 camas y en este momento hay 45 pacientes. La mayoría de usuarias venezolanas que son atendidas, no cuentan con la documentación requerida.

Normalmente en el Hospital Divino Niño nacen 20 bebés entre partos normales y cesáreas por día, es decir, el promedio de nacidos es de 600, de los cuales unos 370 son venezolanos.