Las “brutales medidas” impuestas por grupos armados contra la propagación del coronavirus incluyen “asesinatos y otros abusos contra civiles“, señaló la organización pro Derechos Humanos Human Rights Watch.

Según HRW, los grupos implicados en estos “brutales castigos”, incluidos asesinatos, incluyen al ELN y disidencias de las Farc, así como a las Autodefensas.

Desde la llegada de la COVID-19 a Colombia, alerta la ONG, varios grupos armados han impuesto toques de queda, cuarentenas y otras medidas para evitar que se propague el virus.

Y para hacerlas cumplir, “han amenazado, asesinado y atacado a quienes consideran que no están cumpliendo las normas“.

En diversas comunidades a lo largo de Colombia, grupos armados han impuesto violentamente sus propias reglas para prevenir la propagación de la COVID-19“, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Este brutal control social refleja las históricas falencias del Estado para establecer una presencia significativa en zonas remotas del país que permita proteger a las comunidades en riesgo“, añadió Vivanco en un comunicado.

Investigaciones “demuestran que los grupos armados informaron a las poblaciones que estaban imponiendo reglas para evitar la propagación de COVID-19 en al menos 11 de los 32 departamentos de Colombia: Arauca, Bolívar, Caquetá, Cauca, Chocó, Córdoba, Guaviare, Huila, Nariño, Norte de Santander y Putumayo“.

El Gobierno debe intensificar sus esfuerzos para proteger a estas comunidades, garantizar que tengan acceso adecuado a alimentos y agua, así como para proteger su salud“, añadió.

Colombia registra a la fecha 159.898 casos confirmados y de 5.625 muertes por COVID-19.