(Agencia EFE).

Habitantes tratan de limpiar y arreglar los daños causados por el paso del huracán Julia, en San Andrés (Colombia).

El huracán Julia, de categoría uno, dejó dos lesionados y daños “leves” en viviendas e infraestructuras (dos casas destruidas y 101 averiadas, en un censo que se está actualizando) a su paso el sábado por la noche por la isla colombiana de San Andrés, informó este domingo la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD).

Conozca más: Las exigencias del Gobierno para los diálogos de paz

¿Qué procede ahora?

Las medidas en infraestructura

Tras evaluar los daños en un Puesto de Mando Unificado, el presidente Gustavo Petro anunció un conjunto de acciones urgentes frente a la inminencia de nuevos huracanes en el archipiélago, por causa de cambio climático.

Entre las medidas se destaca la contratación directa con la comunidad para la reparación de los techos afectados. Por otro lado, el jefe de Estado también anunció contratación para la edificación de viviendas nuevas, respetando la arquitectura de las islas, fortalecer del plan de arborización y construir de un alcantarillado resistente.

“Me gustaría una búsqueda de mecanismos propios de la isla para tener los techos más resistentes posible. No todos los techos, como usted observa, se hacen de la misma manera. Hay unos que indudablemente no han resistido para nada un huracán de nivel 1 y hay otros que sí. Entonces esta arquitectura propia de la isla hay que incrementarla, porque es la más resistente”, dijo Petro a medios de prensa al término de su jornada.

Con respecto a la deficiencia en el alcantarillado, el Jefe de Estado recalcó que, como se ha visto en esta ocasión, “con un aguacero prácticamente colapsa, porque no está adaptado a una isla que va a recibir más huracanes”.

Orientación pedagógica y ‘déficit de resiliencia’

Por otro lado, se pondrá en marcha un plan de educación pedagógica para lograr el uso intensivo de los albergues que no están siendo utilizados por la población en riesgo.

El mandatario nacional consideró que, tratándose de la segunda emergencia por huracán que afecta el territorio insular colombiano, “está fallando un proceso de educación de la población de la isla para que tenga ella misma la capacidad de seguir los protocolos, antes de que suceda el huracán, una vez que se avise”.

A su vez, Petro anexó a este déficit en materia pedagógica “una falta de resiliencia” en los habitantes de la isla, tema que “tiene que ver con todas las regiones de Colombia, que van a sufrir una y otra crisis que se origina de la catástrofe climática”.

“La resiliencia tiene que ser un concepto de capacidad institucional y capacidad social, que hay que adquirir en cada territorio de Colombia, de acuerdo a las vulnerabilidades que tenga cada territorio”, sostuvo el presidente.