Los centros zonales, sus equipos psicosociales y las unidades móviles del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) han estado presentes en los albergues de Valdivia, Cáceres y Tarazá, desde que fueron instalados, tras la emergencia generada por la crisis de la represa de Hidroituango en los municipios aguas abajo del bajo Cauca antioqueño.

Al respecto, la directora del ICBF, Karen Abudinen, aseguró que la entidad ha sido “una de las instituciones del Estado que ha estado presente desde el primer momento, en los albergues, con unidades móviles no solo de Antioquia, sino que paulatinamente se han venido incorporando unidades de las regionales del Tolima, Valle, Bogotá y Cundinamarca”.

Son cerca de los 4.400 niños, niñas y adolescentes que se encuentran en los albergues de los tres municipios. A través de las unidades de servicio del ICBF, se ofrecen actividades recreativas y lúdicas que ayudan a manejar, de una manera adecuada, la situación actual que atraviesan.

“Hemos hecho caracterización de la población y a diario verificamos las condiciones de los albergues, de manera particular que los derechos de los niños no sean vulnerados. Nuestros profesionales no han descansado un minuto, trabajamos 24/7 para atender a las familias afectadas y para ofrecer la mejor atención posible en medio de la crisis”, agregó Abudinen.

El ICBF confirmó que en el lugar también se han entregado 33.461 unidades de Bienestarina, verificado los derechos a 622 menores de edad y a 582 se les ha valorado nutricionalmente. Se han atendido 51 mujeres gestantes y 45 madres en periodo de lactancia.

¿Por qué informarse con el Canal 1?

Recuerde que en el sistema informativo del Canal 1 puede encontrar temas de actualidad sobre las regiones, la política, la economía y los acontecimientos a nivel nacional e internacional.

Publicidad

Lea más noticias en el Canal 1