El Icfes sostiene que no existen pruebas de que los cuestionarios de sus exámenes para profesores hayan circulado antes de ser aplicados, pero admite que hay un tráfico de preguntas.

Según explicó la directora hay evidencia de que se han vendido cuestionarios, pero no se ha identificado a los compradores.