En Colombia la Iglesia católica dedicó sus oraciones de Viernes Santo a pedir por los enfermos de coronavirus, por sus familias y por el personal médico. El tradicional Viacrucis fue transmitido por Internet desde los principales templos de la fe católica a miles de personas en sus casas.

La conmemoración de la Pasión de Cristo tuvo lugar a puerta cerrada en todos templos católicos.

En la soledad de las iglesias obispos y sacerdotes reflexionaron sobre lo que está viviendo el mundo estas últimas semanas.

“Vamos a unir a los dolores de Cristo el dolor de esta humanidad sorprendida por el coronavirus, los dolores de las víctimas, la tristeza de los familiares que tienen muertos, una experiencia que nos lleve a acercarnos más a Dios y a transformar nuestras vidas”, expresó monseñor Fabio Suescún Mutis, obispo castrense.

Las oraciones se enfocaron en quienes están sufriendo o arriesgando sus vidas por contener la pandemia.

“Por todo el personal médico, por los paramédicos, los enfermos de COVID-19, por sus familias y por toda la humanidad para que tengamos la esperanza de la vida por Cristo Nuestro Señor”, agregó.

“Pedir por los médicos, los enfermeros, los periodistas, los conductores, los habitantes de calle (…) Esta experiencia es un poco fuerte pero va a pasar”, pidió el padre Euclides Medina de la parroquia San Alfonso de Bogotá.

Los sermones terminaron con un mensaje de esperanza.