América Latina es considerada la región más urbanizada del planeta, cerca del 80 % de la población reside en centros urbanos y se estima que esta proporción aumentará al 85 % en 2030 según la ONU.

Lo anterior demanda un mejoramiento constante de la infraestructura y el equipamiento necesario para oferta alimentaria, a la vez que un compromiso en la reducción del daño al medio ambiente que se genera con la emisión constante de CO2 y el uso indiscriminado de agua.

La actual senda de crecimiento económico no es sostenible ambientalmente, puesto que agota los recursos existentes al ser ineficiente en su uso, tiene baja productividad, contamina el medio ambiente y no nos hace resilientes al cambio climático.

Desde el punto de vista social, es poco inclusiva porque genera gran informalidad y no reduce las desigualdades: el coeficiente de Gini en Antioquia, que mide el índice de inequidad en la distribución de la tierra, siendo 1,0 la máxima tasa de desigualdad, se ubica en Antioquia en un valor de 0,8 (DANE), lo convierte en uno de los más altos del mundo.

Publicidad

En la actualidad hay una urgente necesidad de encontrar nuevas vías de desarrollo que puedan garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, consolidar una economía respetuosa con la naturaleza y de revertir la destrucción ecológica, a la vez que se intenta procurar una vida digna para todas las personas.

Consciente de esta problemática, el Gobierno de Antioquia, a través de la Secretaría de Agricultura inauguró la Ciudadela Agrotecnológica de Oriente ubicada en el sector San José del Municipio de Marinilla.

Vea también: Alcaldesa de Bogotá pide a OMS apoyo para producir vacunas contra el COVID-19 en Colombia

Allí en 10 mil metros cuadrados de la más moderna infraestructura los productores contarán con condiciones climáticamente controladas para la siembra y cosecha de tomate, sistema de riego automatizado y planta de transformación para generación de productos con valor.

“Nuestro primer propósito con esta ciudadela es aumentar la productividad y disminuir la huella ambiental que la agricultura genera en el planeta. Aquí vamos a multiplicar lo que producen los campesinos a cielo abierto pasando de 4 kilos por metro cuadrado a producir 45 kilos por metro cuadrado, es decir, multiplicamos por 10 la productividad a la vez que disminuimos en un 60 % el uso de agua y disminuimos las emisiones de gases contaminantes”, afirmó Rodolfo Correa, secretario de Agricultura.

Con esta obra la Gobernación de Antioquia beneficia a más de 5.000 campesinos del oriente antioqueño agrupados en cerca de 80 asociaciones campesinas y emprende un modelo de transformación para el campo basado en ciudadelas agroproductivas que integran tecnología con sostenibilidad.

“Logramos que esta obra tenga todos los componentes necesarios para ser un ejemplo de cómo será la agricultura del siglo XXI, una agricultura amigable con el medio ambiente y más productiva. Nuestro aliado la Universidad de Antioquia se encargará de todo el componente técnico y científico,  mientras que Salvaterra se encargará de la gestión social y comercial, logrando que las cosechas estén vendidas justo en el momento de su producción”, aseguró, Rodolfo Correa.

La Ciudadela Agrotecnológica de Oriente contará con plantuladero, un complejo de tres invernaderos de alta tecnología, sistema meteorológico de activación automática de acuerdo a las necesidades de las plantas y por último, todo bajo un modelo que podrá ser controlado vía celular por las organizaciones campesinas.