La Fiscalía General de la Nación obtuvo elementos de prueba que vincularían al exalcalde de Candelaria, Valle del Cauca, Yonk Jairo Torres, a presuntas irregularidades en la contratación de la construcción de tres canchas de fútbol en los corregimientos Arenal, Poblado Campestre y Buchitolo.

En ese sentido, una fiscal de la Unidad Especial con Apoyo de la Dirección Anti Corrupción le imputó el delito de contrato sin el cumplimiento de requisitos legales. 

El contrato cuestionado se celebró el 14 de noviembre de 2019, por un valor de 229 millones de pesos.

Contempló que los escenarios deportivos tendrían una grama nueva, graderías y baterías sanitarias (baños, duchas y sanitarios) en un terreno donde no había sistema de acueducto y alcantarillado. Además, se proyectó la obra para ejecutarse en un mes, esto era imposible de cumplir.

La Fiscalía constató que las obras no avanzaron en Buchitolo, entre otras, por falta de acueducto y alcantarillado. Aun así, hay evidencia de que los dineros fueron entregados en su totalidad al contratista. 

La cancha debía estar lista el 31 de diciembre de 2019, pero se suscribió acta de aplazamiento por falta de grama el 19 de diciembre del mismo año.

La siguiente administración municipal amplió los términos de ejecución y concedió más recursos. Finalmente, el contrato fue liquidado el 20 de febrero de 2020, sin que la construcción estuviera completa.

Para la Fiscalía, estas concesiones y el reconocimiento de dineros adicionales dan cuenta de un aparente afán por favorecer al contratista.

Iván Giraldo Fúquene y Jhonatan Borja Pérez, dos líderes sociales de Candelaria (Valle del Cauca), alertaron sobre otras posibles inconsistencias en este proyecto, las cuales fueron acreditadas en las investigaciones.

Por ejemplo, se estableció que no existieron estudios previos que advirtieran sobre la ausencia de redes de acueducto y alcantarillado, tampoco se contempló la construcción de un pozo séptico, ni se tuvo en cuenta la calidad del terreno y la fuerte sequía que afectaba a esa zona.

Los señores Giraldo Fúquene y Borja Pérez fueron asesinados el 30 de enero de 2020, luego de interponer formalmente denuncias por estos hechos.