La primera mina subterránea de oro a gran escala en Colombia fue inaugurada por el presidente Iván Duque en el municipio de Buriticá, en el departamento de Antioquia.

Un megaproyecto que generará más de 3 billones de pesos en impuestos y regalías (más de 791,7 millones de dólares).

La operación de la mina, cuya exploración se extenderá por 14 años, será clave en la reactivación económica del país, pues aumentará en al menos un 20 % la producción del metal en Colombia, según el Gobierno.

«Hoy estamos en Colombia presenciando una de las inversiones más importantes del mundo en materia de minería de oro. Estamos viendo un proyecto que tiene como propósito en un ciclo de más de una década aportar en una industria más de 3,7 millones de onzas de oro«, dijo Duque.

Según el mandatario, el proyecto dejará más de 3 billones de pesos en regalías en el país que serán invertidos en las comunidades e impulsarán el desarrollo de Colombia.

«En el punto en el que estamos hoy más de 3.700 personas han estado empleadas en este proyecto y que además nos permiten reconocer que se ha hecho un proceso de desarrollo comunitario y de armonía ambiental«, destacó el presidente.

Publicidad

Sobre la obra:

El megaproyecto, que empezó a construirse en 2017 por la multinacional Continental Gold en la faja media del Río Cauca y cuyos activos fueron adquiridos por la empresa china Zijin Mining.

Recibió inversiones superiores a los 610 millones de dólares en su fase de construcción y comenzará sus operaciones comerciales en diciembre de este año.

A principios de marzo de 2020, la empresa asiática anunció que concluyó los trámites de compra del 100 % de las acciones de Continental Gold a un precio de 5,5 dólares canadienses por acción, con lo que asumió el control de la mina.