Con la apariencia de medicamentos, suplementos y anabólicos, se vendían en la Internet y por redes sociales mezclas artesanales y productos adulterados que, supuestamente, servían para aumentar masa muscular o perder grasa corporal.

Gracias al trabajo conjunto de la Fiscalía y la Dijín de la Policía Nacional fue identificada la organización delincuencial señalada de coordinar la elaboración, transporte y comercialización de estos elementos falsos a diferentes puntos del país.

En diligencias realizadas en Bogotá y el Área Metropolitana de Bucaramanga (Santander) fueron capturados 10 presuntos integrantes de esta red, entre ellos los supuestos jefes y financiadores del andamiaje criminal.

En los procedimientos fue incautada más de una tonelada de medicamentos (algo más de un millón de unidades), y otra tonelada de maquinaria e insumos usados en todo el proceso ilícito de falsificación y adulteración.

Entre los elementos encontrados hay suplementos, esteroides anabólicos, hormonas usadas para el crecimiento de niños; tratamientos para el cáncer de mama y la anemia; medicinas para el desarrollo sexual, la fertilidad o reproducción asistida; y productos veterinarios.

Fiscales de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos imputaron a los detenidos los delitos de corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico; usurpación de derechos de propiedad industrial; y concierto para delinquir. Siete de los procesados aceptaron los cargos.

Las investigaciones permitieron conocer que todos los productos para aumentar la masa muscular, quemar grasa y mejorar el desempeño sexual, entre otros, eran comercializados en dos páginas web creadas por los supuestos cabecillas de la organización.

Adicionalmente, en las redes sociales creaban perfiles en los que promocionaban el negocio criminal.

Entre las personas judicializadas están los tres señalados cabecillas:

  • Alison Danilo Angarita Rincón.
  • Édgar Motta Villamizar.
  • Óscar Yordine Albarracín Blanco.

Otros procesados serían los encargados del proceso de fabricación, comercialización y transporte; además de los denominados impresores, que diseñaban cajas, empaques y otros accesorios para dar la apariencia de autenticidad.