En medio de una zona de mangles, la Armada de Colombia y el Ejército incautaron y posteriormente destruyeron un semisumergible avaluado en cerca de un millón de dólares que pertenecería al grupo armado organizado residual «sexto».

El operativo contó con la participación de más de 30 uniformados, quienes, a bordo de unidades marítimas y fluviales, llegaron hasta el sector conocido como Punta Ají, área general del río Naya.

El semisumergible de color azul medía 30 metros de largo y 3 metros de ancho, con capacidad para transportar hasta ocho mil kilogramos de cocaína. En su interior estaba compuesto por un completo y moderno sistema de propulsión, se trata de un motor diésel centro borda.

Además, fueron incautados 180 galones de gasolina tipo diésel, por lo que se presume, que este artefacto, estaría listo para ser cargado con sustancias ilícitas y posteriormente ser transportadas hasta Centroamérica.