La confusa situación del guerrillero cuya extradición a Estados Unidos ya está decidida, se presenta en uno de los momentos más delicados del Acuerdo y cuando los magistrados de la Corte Constitucional no han podido fallar sobre la exequibilidad del mecanismo denominado fast track.