En el sexagésimo primer aniversario de su organización, los ciegos escucharon a los mejores músicos que han podido cultivar su oído sin tener que ver las partituras.