Un grupo de personas derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar, el conquistador español, y la tumban del morro de Tulcán en Popayán, Cauca.

Se trataría de indígenas de la etnia Misak, la cual sería una de las afectadas durante la época de la conquista española en América del Sur. Esta comunidad indígena realizaba hoy una protesta en la ciudad.

Vea la noticia completa en el video