Sigue la indisciplina social por violación a la cuarentena del fin de semana en Medellín, la Policía de la ciudad intervino múltiples fiestas clandestinas en galleras y fincas con menores y estupefacientes.

“En Copacabana apenas empezaban a llegar los invitados con 45 personas, menores de edad, a los cuales los llevamos al ICBF”, afirmó el general Pablo Ruiz, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Le puede interesar: Antioquia sigue con más de 100 muertes diarias por COVID-19: ocupación en UCI está al 97 %

En el municipio de San Jerónimo fue intervenida una fiesta ilegal con 80 personas en una gallera.

En total la Policía Metropolitana recibió más de 43 mil llamadas de infracciones al toque de queda, en su mayoría por alto volumen, riñas, partidos de fútbol y violencia intrafamiliar.