El costo de vida registró una tendencia alcista en parte por los altos precios de los alimento en la primera quincena de marzo. Este grupo subió 2,21 % presionado por el coronavirus.

Parte del alza se dio por la coyuntura del coronavirus que representó una alza en varios productos básicos de la canasta familiar.

La especulación de precios, la compra desbordada de los hogares y el acaparamiento de productos generaron un alza de los alimentos tanto perecederos como procesados.

Wilson Tovar, de Acciones y Valores, señaló que la coyuntura del coronavirus que obligó al Gobierno a tomar medidas de aislamiento, generó un nerviosismo de los hogares que salieron masivamente a abastecerse de alimentos.

Sin embargo, para el mes de abril podría corregir a la baja la inflación ya que los controles del Gobierno a los precios de los alimentos han estabilizado su cotización.

Además, las medidas de confinamiento reduce la demanda en varios sectores como el transporte, el comercio e incluso los propios alimentos.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, reveló que el Índice de Precios al Consumidor subió 0,57 % en el mes de marzo.

La tasa es mayor a la presentada en el mismo mes del año anterior cuando marcó 0,43 %. En el año corrido, es decir, primer trimestre de 2020 subió 1,67 % frente al periodo del año anterior cuando fue 1,62 %.

Para los doce meses o el acumulado la inflación sube al 3,86 % registrando un alza frente al 3,21 % del año anterior.

De acuerdo con el informe del Dane, el índice tuvo una tendencia alcista en parte por el aumento en los precios de los alimentos durante la primera quincena de marzo.

En variación la inflación de alimentos ascendió 2,21 %, seguido de servicios públicos como alojamiento, electricidad, agua y gas con 0,55 %.

En el grupo de alimentos, los mayores incrementos de precio se registraron en las subclases: papas (16,12 %), tomate de árbol (14,60 %) y cebolla (12,30 %).

El IPC está por encima de la meta del 3 % fijada por el Banco de la República.