La oficina de Naciones Unidas en Colombia dará a conocer un informe sobre las perspectivas del proceso de paz y del posconficto. Allí advierte que el peligro de la presencia paramilitar es innegable pero también insiste en que la guerrilla desmovilizada no debe presionar a la comunidad civil a aceptar sus políticas.