Octubre finalizó con un buen balance para la Superintendencia de Notariado y Registro, de acuerdo con el informe presentado por la entidad, donde se evidencia que el recaudo por concepto de registro fue de $83.835 millones, un 13 % más que en septiembre, cuando la cifra fue de $74.518 millones.

“Estos ingresos corresponden, principalmente, al dinero obtenido por los servicios prestados en las Oficinas de Registro de Instrumentos Públicos (ORIP), la generación del Certificado de Tradición y Libertad (CTL) y el Certificado Especial de No Propiedad (CENP), así como la Consulta de Índice de Propietarios (CIP) a través de la página web”, explicó el superintendente de Notariado y Registro, Rubén Silva Gómez.

“Cabe recordar que el 72 % del dinero que percibe la Superintendencia de Notariado por concepto de registro, es transferido al sector justicia, puntualmente, para el funcionamiento de la Uspec, los despachos judiciales y el ICBF. Para estas entidades, en octubre pasado, fueron destinados $60.245 millones”, informó el funcionario.