La Comisión Nacional de Disciplina Judicial destituyó e inhabilitó por diez años al juez de Penas y Medidas de Seguridad de Florencia, Caquetá, Óscar Enrique Aguirre Perdomo.

Esta medida se da por beneficiar con prisión domiciliaria a un condenado por transportar y comercializar 412 kilos de cocaína.

Con este fallo, la Alta Corporación responde a un recurso de apelación que presentó el disciplinado ante la sanción de primera instancia impuesta por la Sala Disciplinaria Seccional de Caquetá, argumentando que no hubo dolo en su actuar.

La alta corte concluyó que lo esgrimido por Aguirre Perdomo no puede ser recibido por cuanto la imputación del deber ético y funcional consistió en haber contrariado la ley penal al conceder un beneficio a quien no era viable otorgársele.