Este martes iniciaron los primeros diálogos entre la Unidad para las Víctimas y los miembros de la comunidad indígena asentada en la UPI La Rioja, de Bogotá, para concertar una ruta de atención frente a un posible retorno o reubicación.

En esta ocasión, es la primera vez que la entidad logra ingresar a este albergue temporal para analizar las condiciones de vida de los más de 700 hombres, mujeres, niños, niñas y adolescentes indígenas que fueron ubicados en ese lugar luego de estar asentados en el Parque Nacional.

Lea también: Se reduce en un 50 % el precio del SOAT para motos de bajo cilindraje y otras categorías de transporte público

La visita estuvo acompañada por delegados de la Procuraduría General, Defensoría del Pueblo, Contraloría y Personería de Bogotá, quienes se comprometieron a trabajar de manera conjunta para adelantar las acciones que garanticen un retorno y una reubicación digna, segura y voluntaria.

En medio de la intervención, varios miembros de la comunidad indígena manifestaron su deseo de retornar de manera definitiva, siempre y cuando las entidades les brinden verdaderas garantías en sus territorios.