Este martes, el Instituto Nacional de Salud (INS) anunció que se dio seguimiento del ‘caso probable’ de viruela del mono en Colombia, pero se ha cancelado la revisión de contactos.

“Ayer en la tarde se pudo determinar que cuando el caso ‘probable’ estuvo en el país, no estaba infectado. De tal forma que ya fue descartado”, aclaró la entidad.

El país continúa trabajando en el estudio y seguimiento de cualquier caso que cumpla con el perfil que ya ha sido definido en los lineamientos dados a las entidades prestadoras de servicios de salud.

¿Qué sabemos de la viruela símica?

Ante los casos registrados de viruela símica en varios países, conocidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud y Protección Social explica lo que se conoce de este virus que, como ya lo indicó el Instituto Nacional de Salud (INS), no es nuevo.

Claudia Cuéllar, directora de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social, indicó que los reportes de la OMS señalan que desde el 15 de mayo pasado fueron notificados casos de viruela símica.

Asimismo, destacó que esta viruela es una enfermedad zoonótica viral que, de acuerdo con la OMS, ocurre en áreas de selva tropical de África central y occidental, aunque ocasionalmente se exporta a otras regiones.

También puedes leer: Asesinan a disparos a Jaime Restrepo, destacado ciclista juvenil, en Antioquia: fue campeón panamericano

“Es importante tener en cuenta que este virus se transmite de una persona a otra por contacto cercano con lesiones, fluidos corporales, gotitas respiratorias y materiales contaminados como la ropa de cama”, indicó Cuéllar.

Por otra parte, manifestó que su presentación clínica es similar a la que se ve con la viruela, aunque es considerada por la evidencia como menos grave.

Cuéllar sostuvo que en el marco del Reglamento Sanitario Internacional este viernes se realizó una evaluación del riesgo, en la que se concluyó que, en este momento, dicha evaluación permitió concluir que el nivel del riesgo es moderado, por lo que se requieren medidas de seguimiento y control, atendiendo las recomendaciones de la OMS.