Gracias a una interceptación telefónica al ELN, el Ejército frustró un plan para reclutar a un menor de 16 años y asesinar a su mamá en la región del Catatumbo en Norte de Santander.

En Hacarí, Norte de Santander un guerrillero del ELN decidió desertar y alertar a su tía que sus jefes habían ordenado asesinarla y reclutar a su hijo.

La llamada de alerta fue interceptada por el Ejército. En la comunicación se escucha el siguiente diálogo:

Le puede interesar: Se presentan cierres en la vía al Llano por fuertes lluvias y deslizamientos

Guerrillero:

– Póngale cuidado, al parecer dieron la orden que va a matar a los flacos, a los dos pelados y a usted y al hijo suyo lo van a reclutar.

(El guerrillero le promete a su tía que la va ayudar a escapar).

– Con lo que tiene encima hágale y nos vemos en la Ye, pero necesitamos es volarnos ya.

Madre:

– ¿Pero usted me espera para irme con ustedes?

Guerrillero

– Si claro, nosotros en la YE la estamos esperando, hágale.

Madre:

– ¡Pero no me vayan a dejar sola por favor!

Guerrillero:

– ¡No, no, tranquila! usted hágale, con lo que tiene encima hágale que la estamos esperando.

Madre:

– Pero no ve me vaya a dejar sola.

Guerrillero:

– ¡No, no, no, tranquila, tranquila!

Publicidad

Vea también: Conozca a Diana Aponte, la primera colombiana que podría viajar a la Luna

Desde el centro de operaciones en la región, el Ejército alertó a los soldados en la zona sobre el riesgo en que estaba esta familia.

El coronel Juan Carlos Niño, comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido número tres explicó que por “labores de inteligencia se conoció el riesgo inminente en el que se encontraba esta familia por cuenta de las amenazas de este grupo armado organizado” por lo que alertó a los soldados en la zona.

Más tarde los soldados encuentran en un camino a la señora, a su hijo y a los dos desertores que los ayudaron a huir del plan criminal del ELN.

Conozca más: (Video) El aterrador momento en que un hispano asesina a un policía durante retén en EE.UU

La señora y el menor  fueron trasladaos a Cúcuta donde el Instituto de Bienestar Familiar y la Defensoría del Pueblo le brindaran atención humanitaria.

Los otros dos hombres, que manifestaron ser parte de la red de apoyo del ELN, también fueron llevados a Cúcuta como desmovilizados.