Frente a la polémica que se originó por la interceptación hecha al número telefónico del expresidente Álvaro Uribe Vélez, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Luis Barceló, afirmó que no fue un «error judicial» o una «actuación ilegal».

El magistrado explicó que al expresidente Uribe «se le informó que se venía adelantando un asunto contra Nilton Córdoba por el departamento del Chocó, se le viene investigando por cohecho y otros delitos relacionado para que otros procesos quedaran engavetados en lo mal llamado cartel de la Toga», en el marco de esa investigación se dispuso solicitar información sobre sus números de teléfonos de contacto, apareciendo entre las líneas telefónicas, el de Uribe.

Afirmó que una vez la Corte tiene conocimiento de que «ese teléfono no era de Nilton Córdoba sino de Uribe Vélez» se ordena suspender la interceptación, pues «se entendía que ese era el contacto de Nilton Córdoba».

Barceló afirmó que «eso no es un error judicial» y lo que «toca es establecer por qué aparece ese número telefónico» como dato de contacto del representante a la Cámara, Nilton Córdoba.

«No es ilegal, la Corte no interviene de manera ilegal, si lo hace, lo hace de manera legal como lo dice la ley. Ahora se dice que hay una denuncia en contra nuestra, expondremos nuestros argumentos y la Comisión hará la respectiva investigación», añadió.

Afirmó el magistrado que dado a que eligieron seis magistrados, de los cuales cinco hacen parte de la Sala de Instrucción de Primera Instancia, serán ellos quienes, evalúen la información «recolectada» y adjuntado al proceso que se adelanta contra Uribe Vélez por presunta manipulación de testigos.

Explicó que la actual «Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ya perdió competencia» y que «Álvaro Prada y Uribe podrán expresar sus inquietudes en la nueva sala».