Cada vez son más los casos que relacionan a militares y policías con abusos sexuales, en los que incluso las víctimas son menores de edad, y personas de comunidades indígenas.

Y es que la Fiscalía tras priorizar estos procesos, y hacer un barrido nacional detectó que hay 506 casos que involucran a servidores de la Fuerza Pública con presuntos hechos de violencia sexual.

En total hay 544 uniformados que están en la mira de la Fiscalía, e incluso 333 procesos están en etapa de juicio, y se han proferido 162 condenas que incluyen penas entre los 15 a los 30 años de cárcel.

El último hecho que se conoció ocurrió en Nariño, donde dos soldados fueron enviados a prisión por abusar de una menor de un resguardo indígena.

Por su parte, el procurador general Fernando Carrillo integró un equipo especial, para resolver estos casos en el menor tiempo posible, para que los responsables sean sancionados.