La Procuraduría General citó a juicio disciplinario a siete integrantes del Ejército, entre ellos tres coroneles, por las presuntas omisiones en los protocolos de seguridad de la Brigada 30 del Ejército en Cúcuta, con ocasión del atentado con carro bomba ocurrido el pasado 15 de junio.

El Ministerio Público cuestiona que no se haya ordenado la disposición de un soldado apoyado por un perro antiexplosivos que “según los protocolos y guías de seguridad, hubiera sido un elemento fundamental para la detección de explosivos”.

 

Te puede interesar: Seis mujeres indígenas han dado a luz en carpas del parque Nacional

 

Entre los investigados se encuentran el comandante de la Brigada 30, coronel Ilvar Orlando González; el segundo comandante de la Brigada, coronel Pedro María Vega; el comandante del Batallón de Apoyo y Servicios de Cúcuta, teniente coronel Carlos Andrés Sarmiento; y el oficial de operaciones mayor César Alexánder Carrero.

Sobre el comandante de la Brigada 30, la Procuraduría advierte que debió “suministrar lo requerido por el Batallón de Apoyo y Servicios de Cúcuta para suplir la necesidad planteada y ampliamente documentada sobre los binomios caninos para el control de ingresos de vehículos y correspondiente inspección a fin de detectar en ellos presencia de explosivos y de esa forma, garantizar el servicio de guardia y seguridad del gran establecimiento militar, en el cual no solo se ubica el batallón BASPC, sino todas las unidades incluso, agregadas al referido cantón”.

 

Mira también: Más de un millón de pasajeros se movilizaron por los aeropuertos del país durante la semana de receso

En el atentado hubo 36 heridos. Ese día estuvieron presentes al menos 11 militares de los Estados Unidos.