Graves irregularidades en el manejo de 226 mil millones de pesos por parte de Electricaribe, tanto en el otorgamiento de subsidios como en inversiones para mejorar el servicio, investiga la Contraloría General.

En dos grandes procesos que adelanta la Unidad Especial Contra la Corrupción de la Contraloría, se indagan hechos que ocurrieron en Electricaribe entre los años 2010 y 2014.

Un caso tiene que ver con el posible uso indebido de 220 mil millones de pesos destinados a subsidios para familias de escasos recursos en la región Caribe; al parecer los recursos no llegaron a los usuarios y por el contrario fueros desviados para cubrir pérdidas que registraba la empresa en ese momento.

El otro proceso se refiere a unas inversiones por 6 mil millones de pesos que debían realizarse para normalizar el acceso al servicio energético en sectores subnormales. La Contraloría investiga toda la contratación hecha por Electricaribe de empresas que debían ejecutar obras para mejorar el servicio y terminaron desarrollando proyectos que se suspendieron o quedaron inconclusos.

En ambas investigaciones fiscales, que suman 226 mil millones de pesos que habrían sido utilizados indebidamente, la Contraloría alista las primeras imputaciones.